Hosting, registro y alojamiento web, dominios y servidores
Tu servidor de alojamiento web, servidores y registro de dominios (acceso a página principal)
Favoritos | Recomiéndanos | Enlázate | Contacto | Buscador   
Acerca de Dimensis | Informaciones legales   
··································   
[ Acceso a la Página Principal ]   
 
  BLOG Consultas Soporte Programación Utilidades Artículos Mapa web Área privada  


Soporte técnico sobre alojamiento web y servidores de Dimensis

Información para administrar tus recursos, resolver dudas, contactar con nuestro soporte y estar siempre al día



Artículos publicados en Univers Dimensis

· Artículos por temas
· Definiciones
· Archivo de artículos
· Ranking (top)
· Sindicación (RSS)

· Artículos en catalán



  


Google

El SOFTWARE, cuestiones acerca de su patentabilidad (I)

El software, entendiendo por tal cualquier programa de ordenador, está protegido por nuestra Ley de Propiedad Intelectual, que, además de incluirlo en el elenco de obras protegidas dentro de la categoría de obras literarias (artículo 10.1 i) TRLPI), le dedica el Título VII (artículos 95 a 104 TRLPI) de su Libro Primero.

HISTORIA DE LAS PATENTES
La inclusión del software dentro de las obras protegidas por la Legislación de Propiedad Intelectual -y más en concreto su consideración como obra literaria- ha venido determinada por el desarrollo de la tecnología informática que, en los años sesenta, se impuso a la legislación existente. Es en Estados Unidos donde se tiene constancia del primer registro de programas de ordenador. Un estudiante presentó en 1964 ante la Oficina de Copyright de los Estados Unidos dos programas de ordenador, que los aceptó clasificándolos como “libros”. Sin embargo, no es hasta la década de los años ochenta cuando se incluye el software dentro de la legislación de propiedad intelectual. Hasta entonces, la protección del software se conseguía mediante acuerdos contractuales entre fabricante y usuario que establecían el derecho de uso por un determinado período e incluían cláusulas de confidencialidad.

La comunidad internacional se hizo eco de las nuevas necesidades que planteaba la aparición de estas nuevas creaciones. Por un lado, se siguió la línea de exclusión del software de la legislación de patentes, el Convenio de Munich sobre patentes de 1973, que excluía expresamente la patentabilidad del software; por otro lado, se recogía el software dentro del ámbito de la propiedad intelectual, el Convenio de Berna, en su revisión de 1978, que incluye los programas de ordenador como obras protegibles en la categoría de obras literarias.

La legislación española, siguiendo la pauta marcada por la legislación internacional -el Convenio de Berna sobre protección de obras literarias y artísticas, los Tratados ADPIC de la Organización Mundial del Comercio y los Tratados de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de 1996-, que incluía el software como objeto de derecho de autor, adoptó la protección del software a través de la legislación de propiedad intelectual. Ya en la primera modificación de la longeva Ley de Propiedad Intelectual de 1879, que tuvo lugar en 1987, además de otorgar protección jurídica al software en la categoría de obra literaria, le dedicaba el Título VII de su Libro I, artículos 95 a 100.

Tras la promulgación de la Directiva europea 91/250/CEE de 14 mayo de 1991, el legislador español procedió a su trasposición aprobando la ley 16/1993 sobre protección jurídica de los programas de ordenador. En 1996, con la publicación del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, RD Legislativo 1/1996, de 12 de abril, se unifica la normativa relativa a los programas de ordenador contenida en la Ley de 1987 de Propiedad Intelectual y en la Ley 16/1993 sobre protección jurídica de los programas de ordenador, quedando el software asimilado a la categoría de obra literaria, en el artículo 10.1 i) y específicamente regulado en el Título VII del Libro I de dicha Ley (artículos 95 a 104 TRLPI).

La inclusión de los programas de ordenador en el elenco de obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual hace necesario examinar cuáles sean las características de los mismos y porqué se consideró adecuado darles la consideración de obras literarias, que será la temàtica que se tratará en la próxima entrega, del número 9 del mes de mayo.



Autora: Laura Díaz Herrera
Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, lleva a cabo tareas de asesoría jurídica en la Fundación Residencia de Estudiantes de Madrid orientadas hacia el derecho de Propiedad Intelectual en Internet en el proyecto Archivo virtual.es.

Este artículo ha recibido 14991 visitas.



¿Conoces nuestros servicios de alojamiento web y servidores?


Opciones


- Enviar por email
- Imprimir
- Añadir a favoritos

- Univers Dimensis
- Listado de artículos
- Ver ránking general


[ Publicar artículo ]


Artículos más leidos en Derecho:

· Los intereses moratorios y las comisiones aplicados a la práctica bancaria (26747)
· Unas palabras sobre independencia judicial (19170)
· El uso de los medios electrónicos de la empresa para fines sindicales (18322)
· Vulneración del correo electrónico en relación al artículo 197 del código penal (16755)
· El SOFTWARE, cuestiones acerca de su patentabilidad (I) (14992)

Vota este artículo

Malo
Regular
Bueno
Muy bueno
Excelente
Puntos: 3 - Votos: 1


  

· DESTACADOS ·

Máquinas dedicadas y servidores virtuales
NAS para almacenamiento remoto accesible mediante NFS


· DESCUENTOS ·

Ofertas de alojamiento web y servidores
Allotjament de pàgines web en català



.:Webs destacadas:.

· el blog de DIMENSIS
· Cambio climático
· Productes del Camp


Productes del Camp
Especial Productes del Camp

Xarxa ECO



HacklabValls



1999-2019 Dimensis Global Communications (Los contenidos pueden compartirse bajo licencia Copyleft)
Alojamiento web, servidores virtuales, servidores dedicados y registro de dominios.
Optimizado para resolución de 800x600 y 1024x768. Requiere activación de cookies, Java y Flash.
WebSite realizado con PHP-Nuke, bajo licencia GNU/GPL. (Tiempo de carga: 0.008 segundos)